Una encuesta mundial muestra cómo las actividades de conservación han sido interrumpidas por la pandemia

English Español Français Português العربية

Según una encuesta realizada a más de 300 conservacionistas en 85 países, la pandemia de la COVID-19 y los confinamientos asociados han interrumpido gravemente actividades de conservación a nivel mundial. La encuesta fue llevada a cabo por el Mohamed bin Zayed Species Conservation Fund (el fondo de conservación de especies Mohamed Bin Zayed, el MBZ Conversation Fund), donde Razan Al Mubarak es la directora gerente y fundadora.

La encuesta encontró que la pandemia había afectado la capacidad del 83% de los conservacionistas para realizar el trabajo de campo fundamental, mientras un 70% comentan que las actividades de conservación previstas habían sido suspendidas o aplazadas.

La Sra. Al Mubarak, directora gerente y fundadora del MBZ Conversation Fund, considera que “Con una estimación de unas 10.000 especies llevadas a la extinción por año, una tasa que es 1.000 veces mayor que en ningún otro momento de la historia, el trabajo de campo en conservación es la primera y una esencial línea de defensa contra la extinción”. “La encuesta confirma que los esfuerzos para prevenir la pérdida de biodiversidad han sido perjudicados gravemente durante la pandemia y entonces muestra que la comunidad de conservación se debe unir para promover ‘un plan de recuperación de la naturaleza’, donde iniciativas en conservación reciban el estímulo necesario financiero no solo para recuperarse sino para desarrollarse a largo plazo.”

Además, la encuesta mostró que:

  • Un 40% de los conservacionistas encontraron sus trabajos o trayectorias afectados negativamente, con un 22% informan que sus organizaciones planearon reducir los puestos de trabajo.
  • Un 68% de los entrevistados dijeron que sus organizaciones se han visto afectadas negativamente y un 57% indicaron que su organización está atravesando dificultades económicas.
  • Muchos conservacionistas destacaron la pérdida de ingresos de las organizaciones debido al cierre de parques, zoológicos y acuarios. También debido a la disminución del ecoturismo, y la reducción de inscripciones de estudiantes en cursos o experiencias de aprendizaje sobre trabajo de campo.
  • Muchos entrevistados mostraron su preocupación con que la pandemia incrementaría el riesgo hacia las especies y su hábitat, aumentando la caza ilegal debido a la reducida presencia de cuerpos de protección ambiental y turistas, y a la mayor dependencia de la caza por las comunidades locales para la subsistencia debido al impacto económico.

Descargue una copia del informe de la encuesta del MBZ Conservation Fund.