En Mongabay, Razan Al Mubarak llama a formular un plan de conservación natural post-COVID

English Español Français Português العربية

Si bien el cierre mundial ha dado lugar a una reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero sin precedentes, cada vez hay más pruebas de que la pandemia ha paralizado muchos de los esfuerzos de conservación fundamentales, lo cual perjudica la prevención de la pérdida de biodiversidad en todo el mundo.

En un artículo de opinión publicado en Mongabay, el principal medio de comunicación en materia de conservación y ciencia, Razan Al Mubarak pide un plan de recuperación después de la COVID con el fin de conservar la vida silvestre. Más de 85 por ciento de los conservacionistas informan que han tenido que suspender su trabajo durante la pandemia, según una reciente encuesta realizada a 300 becarios en 80 países que reciben microdonaciones del Fondo de Conservación de Especies de Mohamed bin Zayed (Fondo MBZ), del que Razan es la directora fundadora.

“Basándome en mi experiencia como antigua jefa del mayor regulador medioambiental de Oriente Medio, estoy realmente impresionada con los informes sobre la limpieza del aire y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, en mi función actual de directora de una institución filantrópica que presta apoyo financiero a proyectos de conservación de especies en todo el mundo, soy escéptica de que realmente haya mejoras significativas en la situación de la vida silvestre. Si bien el nexo causal entre la actividad económica y las emisiones es claro, sabemos desde hace mucho tiempo que los agentes causantes de la pérdida de biodiversidad son mucho más amplios”

Razan Al Mubarak considera que los esfuerzos para prevenir la pérdida de biodiversidad en todo el mundo están siendo perjudicados.

“Al igual que se promueven planes de 'recuperación ecológica', la comunidad ecologista debe promover por un 'plan de recuperación de la naturaleza' en el que la biodiversidad reciba el estímulo necesario para su recuperación. Esto debe hacerse sobre la base de un marco mundial de biodiversidad sólido, con el fin de garantizar que los esfuerzos para prevenir la pérdida de biodiversidad estén a la par con los esfuerzos para mitigar el impacto del cambio climático”

Lea el artículo de opinión completo en Mongabay aquí.