Razan Al Mubarak Escribe sobre Conservación y COVID-19 en un Nuevo Artículo para The Ecologist

Image: Guinea - Rural Women's Cooperative. UN Women, Flickr.
Image: Guinea - Rural Women's Cooperative. UN Women, Flickr.

English Español Français Português العربية

La pandemia de la COVID-19 es una llamada de atención de que un evento aparentemente inocuo en una parte del mundo puede tener un profundo efecto en el otro lado del planeta en cuestión de días.

En un artículo de opinión escrito para The Ecologist, Razan Al Mubarak expone un poderoso argumento a favor de la necesidad de que los ecologistas colaboren más estrechamente con las autoridades sanitarias y comerciales mundiales con el fin de prevenir futuras pandemias, crisis económicas, catástrofes climáticas, pérdida de biodiversidad y otras amenazas existenciales.

"Lo que está claro es que [los ecologistas] aún no han logrado destacar el vínculo crítico entre la naturaleza y nuestra propia salud, tal vez porque es justo ahora cuando estamos experimentando la magnitud de este vínculo. Ya no nos podemos permitir andar con rodeos: el origen de esta pandemia y la crisis socioeconómica que la acompaña son, en última instancia, de carácter ecológico. A medida que invadimos y destruimos los espacios salvajes y las especies que los habitan, estamos destruyendo básicamente nuestra primera línea de defensa. Al romper las barreras protectoras existenciales contra los patógenos, perdemos los servicios naturales de dilución y filtrado que los ecosistemas sanos proporcionan a la humanidad".

Razan también escribe que una respuesta mundial a la COVID-19 inconexa, acentúa una erosión de la confianza en las estructuras de gobernanza multilateral tan necesarias para proteger el planeta.

Por otro lado, Razan declara que la mejor manera de tratar esas cuestiones es volver a comprometerse con las entidades multilaterales y buscar formas para que esas entidades colaboren.

"Creo que esta crisis mundial nos ha enseñado que respetar y actuar a través de la dependencia mutua de organizaciones como la OMS, la OMC y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) es más importante que nunca. A medida que nos preparamos para reabrir nuestros países y aplicar ambiciosos planes de recuperación, tenemos que volver a comprometernos colectivamente con una gobernanza mundial mejor, más integral y coordinada, con el fin de prevenir o abordar futuras pandemias, crisis económicas, catástrofes climáticas, pérdida de biodiversidad y otras amenazas existenciales."

Lea el artículo de Razan completo en The Ecologist.